Archive

Monthly Archives: December 2010

Por fin llegamos al último día del año. Hoy es el día en el que todos nos hacemos propósitos para el año venidero, es cuando todos decimos lo que queremos dejar de hacer (llorar por las noches, comerse las uñas, hablar con ardillas) y lo que queremos empezar a hacer (conseguir una vida, tener amigos de carne y hueso, comprar calzones nuevos). Pero seamos sinceros, la emoción solo nos dura ¿qué, dos semanas, un mes? Los que más se esfuerzan logran llegar hasta febrero, y eso es todo.

Debo admitirlo, yo soy uno de esos que prometen y prometen cambiar y no lo hacen. He dicho muchas cosas y cumplido muy pocas. Estoy cansado de solo decir y no hacer, es por eso que estoy escribiendo este post.

Es momento de cambiar nuestra molesta rutina, de levantar nuestro flojo trasero del sillón, salir a que nos pegue tantito el aire (excepto claro si hay un tornado o un huracán, o algún volcán está haciendo erupción, o si vives en Chihuahua, Tamaulipas o cualquier otra zona en dónde hay balaceras 24/7), es momento de hacer algo de provecho por nuestras vidas.

Pero, se preguntarán, ¿cómo puedo hacerlo? ¿Por dónde puedo empezar? Bueno, es muy fácil, para empezar, tienen que hacer un depósito a mi número de cuenta de banco escrito en la parte inferior del post tener la firme convicción de que es momento de cambiar, después, tienen que identificar qué es lo que no les gusta de ustedes, lo que les gustaría hacer, lo que les gustaría tener y una vez que lo han identificado, busquen la mejor forma de hacerlo. Y después de eso, ¡háganlo! Por ejemplo, si lo que quieren es bajar de peso, tienen que levantarse del sillón comer bien y hacer ejercicio.

Hay una lista de preguntas que encontré mientras jugaba con un mapache en internet hacía algo de investigación, que me he estado formulando, tiene ya un buen rato que las encontré y, debo adimitirlo, me las he formulado pocas veces, pero las estoy publicando porque me han ayudado, no solo a lograr mis objetivos, sino a ser una mejor persona. Al finalizar cada semana, deben de hacerse esas preguntas, así podrán alcanzar más rápido sus objetivos, puesto que tendrán algo de motivación al ver que sí tienen un avance.

Espero que sean de su ayuda, solo inténtenlo, algo bueno les traerá. Son 20 preguntitas chiquititas que les cambiarán su forma de ver las cosas.

  1. ¿Qué aprendí en la semana pasada?
  2. ¿Cuál fue mi mayor logro la semana pasada?
  3. ¿Qué momento de la semana pasada fue el más memorable y por qué?
  4. ¿Cuál es la objetivo número 1 que tengo que lograr esta semana?
  5. ¿Qué puedo hacer en este momento para hacer la semana menos estresante?
  6. ¿Qué me ha preocupado en el pasado que pueda afectarme en la semana venidera?
  7. ¿Cuál fue mi peor momento de la semana pasada?
  8. ¿Estoy cargando algún lastre hacia la nueva semana que pueda desechar?
  9. ¿Qué he estado evitando que necesite hacerse?
  10. ¿Qué oportunidades tengo aún disponibles?
  11. ¿Hay alguien a quién he tenido la intención de hablarle?
  12. ¿Hay alguien a quién le deba un gran “Gracias”?
  13. ¿Cómo puedo ayudar a alguien en esta semana venidera?
  14. ¿Cuáles son mis 3 objetivos principales para los siguientes 3 años?
  15. Mis acciones recientes, ¿me han acercado más a mis objetivos?
  16. ¿Cuál es el siguiente paso a tomar para lograr cada uno de mis objetivos?
  17. ¿Qué estoy esperando de la siguiente semana?
  18. ¿Cuáles son mis temores?
  19. ¿De qué estoy más agradecido(a)?
  20. Si supiera que solo me queda una semana de vida, ¿con quién pasaría mi tiempo?


No los dejaré solitos, seguiré preguntándome lo mismo cada semana, yo también he de trabajar para conseguir lo que quiero.

De esta forma concluyo. ¡Les deseo un feliz inicio de año, diviértanse! Y, por favor recuerden, ¡todo con moderación!

B

P.d. Yo no escribí estas preguntas, las encontré en linea, no tengo conocimiento de quién es el autor.

Advertisements

Antes que alguien más lo diga, antes de que todos empiecen a hablar sin contar con todas las versiones, permítanme contar la mía. ¿Por qué hacerme caso?, se preguntarán. La respuesta, sencilla de verdad, yo soy el culpable.

Justo en el momento en el que con más claridad veo las cosas, cuando por fin toda mi vida está tomando un sentido único, en el que, sin esperarlo, a mi lado tengo a personas valiosas de verdad, que me quieren y se preocupan por mí, lastimo a alguien.

¿Por qué tanto alboroto? Ese alguien, es quién desde hace ya un año y dos meses, me toma de la mano y me da su amor sin, siquiera, tener que hacerlo. Esta mujer, a quien por respeto no nombraré, me ha hecho darme cuenta de algo que, aunque sabía que estaba ahí, no quería verlo. Algo tan insignificante para algunos, pero que, para ella y para mí, es demasiado importante.

Después de todo lo anterior, me dispongo a explicarlo:

Le he faltado el respeto a esa mujer, le hecho creer que no me importa, que no es valiosa para mí. Sí, soy un patán, ¿qué clase de persona le hace eso a quien ama, sino la que no se respeta a sí mismo?

¿Cuál es la razón de tal ofensa en particular? Pendejez. El ocio en las redes sociales. Cuando yo una persona no tiene vida social no tiene nada que hacer, empieza de ocioso, sin saber que hacer o decir, empieza a buscar personas y a decir cosas estúpidas sin sentido. Fue así como todo empezó.

La primera ofensa, coqueteo en el Libro de Caritas. ¿Qué pasa cuando, frente a cientos de personas, le coqueteas a alguien que no es tu pareja? Se te arma un zafarrancho. Le faltas el respeto a esa persona, te burlas de ella y no le das su lugar.

Después de horas de chillar, berrear, patalear y suplicar platicar y disculparme, ella aceptó darme una segunda oportunidad.

Ahora, la segunda ofensa, sacar nuestros trapitos al sol divulgar información acerca de nuestra vida personal y hacer comentarios vulgares y ofensivos en el sitio de la Ballena cargada por Pajaritos. Aclaro, los comentarios vulgares y ofensivos, jamás fueron hacía ella, no soy tan culero.

¿Cuál fue la falta aquí? Esa es información que sólo nos concierne a nosotros dos. Sí, tengo muy pocos seguidores, soy patético pero algunos de ellos son personas que nos conocen a ambos y que no tienen por qué saber que tengo un grano en el trasero ciertas cosas. Sin mencionar claro, que también hice una gran cantidad de comentarios demostrando que soy un idiota que soy una persona indecente, haciendo parecer que no tengo madre la mujer es un objeto, faltándole el respeto de la misma forma a ella.

Es por eso, que al notar que estoy actuando como imbécil de una forma tan inusual en mí, debo decir que habrá un gran cambio, por mi parte, en aquellos sitios conocidos como “Redes Sociales.”

¿Por qué estoy escribiendo esto? Es mi forma de disculparme. Quiero hacerle ver a esa hermosa mujer, cuánto me importa y todo lo que estoy dispuesto a hacer para demostrarle mi verdadero yo.

De esa forma, ante todos ustedes, me disculpo contigo, corazón, por haberte faltado al respeto, por hacerte pensar que soy un idiota soy alguien que, de verdad, no soy.

B